Volver a la página anterior

Los distintos tipos de donación

 

Donación de Sangre total

Es el tipo de donación más común, Es el proceso por el cual se extrae una bolsa de 450 cc de sangre que equivale a menos del 10% de la cantidad total de sangre que el cuerpo tiene (entre 4.5 y 6 litros), ésta cantidad es recuperada en apenas unas horas con el consumo de líquidos.

El tiempo aproximado para llevar a cabo esta donación es de 15 a 30 minutos, esta donación se hace mediante un  sistema de bolsas cerrado y estéril para su posterior fraccionamiento y obtención de los componentes sanguíneos.

Donación de Plasma y Plaquetas

Se denomina aféresis y es un tipo de donación que permite que solamente se done un componente de la sangre. Cuando se realiza para obtener plasma se llama plasmaféresis y si se obtienen plaquetas se denomina plaquetoféresis.

Para realizar este tipo de donaciones se necesita una máquina especial (separador celular), de modo que al donante se le extrae sangre y la maquina  selecciona los componentes elegidos y devuelve al donante lo demás.

Por esta razón este tipo de donación tiene una duración aproximada de entre 45 minutos y una hora.

Requisitos para donar plasma y plaquetas

Son los mismos requisitos que para ser donante de sangre, pero para donar plaquetas no se deben tomar aspirinas o antiinflamatorios en los 5 días anteriores.

En el Centro de Hemoterapia contamos con una base de datos de donantes que forman parte del “Programa de Aféresis”.

Frecuencia en las donaciones de plasma y plaquetas

Se puede donar con un intervalo de 15 días por la rápida recuperación de estos componentes. La mayoría de los donantes acuden a donar cada 2 o 3 meses, aunque algunos lo hacen con mayor frecuencia. Otros alternan donación de sangre total y aféresis, en este caso debe transcurrir dos meses después de la última donación de sangre.

Grupos sanguíneos para la donación de plasma y plaquetas

La donación de plasma se sugiere a las personas de los grupos sanguíneos B+ y AB +, y la donación de plaquetas a las personas A+ y 0+.

¿Por qué tiene tanta importancia este tipo de donación?

Porque con esta donación se obtienen cantidades mayores de plasma y plaquetas de un solo donante que los obtenidos en la separación de componentes de una donación normal.

Estos componentes transfundidos tienen múltiples utilidades; el plasma a quemados, alteraciones de coagulación, enfermedades del hígado, del riñón, grandes hemorragias y las plaquetas a personas enfermas de cáncer, enfermos hematológicos, transplantados... etc.

Autodonación

Las reservas de sangre se mantienen en un delicado equilibrio. Una de las posibles medidas que nos permiten manejar el stock, es la autodonación en las intervenciones programadas, como una fórmula para administrar de forma más óptima la sangre.

Además de la donación individual, esta también la familiar, cuando parientes de un enfermo que espera una operación que requiera un gran número de unidades donan, aunque su sangre también  puede utilizarse en transfusiones a otros enfermos.

Ir arriba